24 de junio de 2011

Crisis mundial: la ruta del dinero

Por Jorge Altamira

No tiene nada que ver con el caso Schoklender, pero investigar esa ruta es útil para responder a la pregunta de cómo es posible que Grecia, un país de diez millones de habitantes, tenga en jaque a la economía mundial -al menos según describe la información corriente. Dicho de otra manera, para que un ‘default' de Grecia arrastre a la zona euro a la bancarrota, es necesario que esa bancarrota ya se encuentre instalada en el conjunto de la economía mundial.

La deuda pública de Grecia, Irlanda y Portugal en poder de los bancos alemanes apenas supera los 25 mil millones de euros, una migaja para un sistema con activos por 25 billones de esa moneda; los bancos franceses tienen en cartera unos 30 mil millones; el resto de Europa y Estados Unidos, muy poco. El asunto cambia de aspecto cuando se observa que esos bancos alemanes tienen acreencias por 140 mil millones de euros sobre bancos y compañías privadas de esos países, y nada menos que otros 100 mil millones de dólares en títulos y bonos que protegen las inversiones realizadas (derivados). O sea que la deuda pública de esos tres países no afecta, al menos directamente, a los bancos acreedores, pues representa apenas el 8% del total de lo que les deben Irlanda, Grecia y Portugal. Más ilustrativo es el caso de Gran Bretaña: los bancos tienen en su poder deuda del trío en crisis por 200 mil millones de euros, pero sólo diez mil millones corresponden a deuda pública de esos países. Los bancos de Estados Unidos tienen menos deuda pública aún: siete mil millones de euros, pero la deuda privada de compañías, bancos y derivados con los bancos norteamericanos se acerca a 200 mil millones. Los bancos del conjunto de la zona euro más Estados Unidos, poseen deuda de esos países en el orden de un billón de euros, de los cuales la deuda pública en sus manos no supera los 50 mil millones de euros.

¿Qué pasa entonces? Ocurre que la parte del león de la deuda pública de Irlanda, Grecia y Portugal -alrededor de 650 mil millones de euros- se encuentra en manos de los bancos y compañías de esos mismos países, cuya compra financiaron (un 60% de ella) contrayendo deuda con bancos en el exterior, y financiaron del mismo modo, con deuda externa, la compra de deuda del sector privado. De acuerdo con "cálculos del Banco de Inglaterra, las pérdidas que produciría una ‘quita' del 50% a la deuda de esos países más España, barrería con el 70% del patrimonio de los bancos griegos, con la mitad del patrimonio de los bancos de España y Portugal, y con el 10% del de los bancos alemanes y franceses" (The Economist, 16/4). La deuda privada de España triplica a la del conjunto de los países mencionados y es casi el doble de su propia deuda pública. Si en lugar de una ‘quita' se produce un ‘default', las consecuencias serían terminales. Los bancos franceses y alemanes son, en muchos casos, los accionistas principales de los bancos de los países afectados. En resumen, la deuda griega es la punta del témpano de un sistema bancario en bancarrota. A esto nos lleva "la ruta del dinero". Incluso en el momento actual, sin ‘quitas', ni menos ‘defaults', se estima que el déficit de capital de la banca alemana con respecto a las normas actuariales, es de 250 mil millones de euros. ¿Pueden los planes de austeridad y las privatizaciones de los países en cuestión hacer frente a semejante hipoteca? Imposible.

Reestructuremos

La reestructuración de las deudas públicas de esos países, como abogan algunos ante la evidencia, es entonces sólo un aspecto de la crisis de deuda -es necesaria una reestructuración de las deudas privadas. ¿Pero cómo se reparten en forma equilibrada las pérdidas que ocasionaría una reestructuración a los acreedores? Alemania, que oficialmente aboga por un refinanciamiento, es el país que tiene las espaldas más anchas para compensar a su sistema financiero, lo cual dejaría a éste en una posición dominante en el mercado. Alemania pretende hacer recaer el costo de una refinanciación de la deuda pública de Grecia (y de la deuda de los bancos griegos con la banca alemana) en los bancos que nacionalizó al comienzo de la crisis -o sea que pagará el Tesoro, no los acreedores de esos bancos ni los bancos que no fueron nacionalizados- como el Deustche o el Commerzbank. Otras formas de reestructuración tropiezan siempre con su costo; el Tesoro italiano, al borde la bancarrota, no está en condiciones de financiar a los otros países en bancarrota. Un refinanciamiento colectivo sólo funcionaría como un paso hacia un sistema fiscal único de Europa -por ahora imposible. Lo decisivo, sin embargo, es algo que va más allá de la crisis financiera: el mercado mundial se contrae, es decir que los países en bancarrota no tienen salida por la vía de la recomposición de la industria y del comercio. El ‘default' virtual de Grecia es la expresión de una bancarrota que se encuentra más allá de sus fronteras, y ésta la expresión de un límite histórico del conjunto del capital mundial.

No sólo Europa

Es en este punto que entran Estados Unidos y China, la relación que hace las veces de telón de fondo de la crisis europea. La economía norteamericana no levanta cabeza a pesar de la inyección de billones de dólares; el crédito no se reanuda y los bancos guardan la plata en las cuentas remuneradas del Banco Central u operan especulativamente en los mercados ‘emergentes'; la deuda pública federal se encuentra en ‘default'; las empresas que ofrecen ganancias explotan una enorme intensificación de la explotación de la fuerza de trabajo y el desplazamiento de la competencia -no aumentan las inversiones ni la producción. El desempleo sube, los precios de las viviendas siguen cayendo a niveles históricos, los estados y municipios se encuentran en quiebra. Por otro lado, el motor de la demanda mundial en los últimos años, la inversión inmobiliaria en China y en la siderurgia, está saturada, o sea que sus gestores se encuentran en default con sus propios financistas. La mancha de aceite va llegando a nuestras costas: un negocio de venta minorista en gran escala, La Polar, en Chile, bordea la quiebra como consecuencia de la saturación de sus créditos al consumo con tarjeta. El caso importa porque se está generalizando en Brasil, donde el ‘default' de los consumidores ha subido un 20,6% desde principios de año (Financial Times, 20/6). Un índice del nivel de especulación que anticipa la bancarrota brasileña lo ofrece el dato de que la Bolsa de Sao Paulo tiene un nivel de capitalización (suma de los precios de las acciones de las empresas cotizantes) superior a la de Alemania y China, cuyos valores se han desplomado en la crisis. Argentina sufre el mismo fenómeno y es el principal vecino de los brasileños.

La crisis política entre nosotros

La bancarrota capitalista ha comenzado a provocar fisuras en la capacidad de decisión política de la burguesía, como lo muestran las divisiones en la Unión Europea, la situación terminal de varios de sus gobiernos, la disputa creciente en Estados Unidos sobre los planes de ajuste -que incluso se trasladan a la guerra contra Libia, con la división de la Otan y el reclamo de la derecha italiana para retirarse de los bombardeos criminales. Por último, la reacción popular: desde la toma de la Bastilla hasta hoy, pasando por varias revoluciones rusas y el mayo francés, los primeros síntomas de la revolución son las huelgas, las manifestaciones, las luchas desesperadas y la aparición en masa de los Indignados.

PRENSA OBRERA

22 de junio de 2011

PERIODICO EL TRABAJADOR Nº 6


Pidala al telefono celular 79620723

PROYECTO DE LEY DE LA REVOLUCIÓN PRODUCTIVA COMUNITARIA AGROPECUARIA Ganan los agroindustriales y los campesinos ricos

PROYECTO DE LEY DE LA REVOLUCIÓN PRODUCTIVA COMUNITARIA AGROPECUARIA
Ganan los agroindustriales y los campesinos ricos
Enrique Ormachea S. *
• Para los ministerios de Autonomías y de Desarrollo Rural y Tierras, el reconocimiento de las comunidades como Organizaciones Económicas Comunitarias (OECOM) que contempla el proyecto de Ley de la Revolución Productiva Comunitaria Agropecuaria, sería uno de los ejes que revolucionaría la producción agrícola del país. [1]

Esta “revolución” sería alcanzada, entre otros aspectos, a través del crédito, la aplicación de “tecnología mecanizada”, la implementación de “más sistemas de riego”, la creación de dos empresas estatales (una de apoyo a la producción de semillas y otra de producción de abonos y fertilizantes) y del Seguro Agrario Universal “Pachamama”. [2]
En la medida en que este proyecto de ley no contiene ninguna propuesta orientada a superar la agricultura de pequeña escala, resulta difícil comprender cómo la denominada “economía comunitaria” –conformada mayoritariamente por pequeños parcelarios minifundistas– será capaz de jugar un rol importante en la provisión de alimentos para la población boliviana.
El reconocimiento de las comunidades como organizaciones económicas comunitarias no explicita las razones del mismo y menos los objetivos económicos que persigue tal medida. Se orienta, en lo fundamental, a facilitar el acceso individual/familiar de los comunarios a mayores recursos económicos, básicamente por la vía de la otorgación de créditos que, como ya es habitual desde la instauración del neoliberalismo en 1985, serán intermediados por las entidades del sistema financiero. En ningún caso, el reconocimiento de las comunidades como organizaciones económicas comunitarias implica promover formas de producción colectivas orientadas hacia la agricultura en gran escala.
Como este proyecto de ley no se orienta ciertamente a superar la pequeña producción campesina (asentada fundamentalmente en la zona andina), cabe preguntarse por qué esta vez la pequeña y hasta minúscula parcela campesina comunitaria estaría en condiciones de superar su tendencia a tener cada vez menor importancia en el conjunto de la producción agrícola del país. [3]
La pequeña y la gran producción agropecuaria
La información estadística relativa a la evolución de la producción de trigo en los últimos años en el país, es un buen ejemplo que permite apreciar por qué existe la necesidad de transitar de la agricultura de pequeña escala hacia la agricultura en gran escala, si es que se pretende aumentar los niveles de producción de la “economía comunitaria”.
Entre las gestiones agrícolas 2005/2006 y 2009/2010 se constata un incremento en la superficie cultivada y en los volúmenes de producción de trigo en el país. Sin embargo, este incremento se explica fundamentalmente por el crecimiento de este cultivo en el departamento de Santa Cruz. El 88% del incremento de la superficie cultivada y el 96% del aumento de los volúmenes de producción de trigo, se concentran en este departamento y corresponde, como bien se sabe, fundamentalmente al aporte de medianas y grandes empresas agrícolas.
Por el contrario, si bien es posible advertir también un incremento en las superficies cultivadas y en los volúmenes de producción de trigo a cargo fundamentalmente de pequeños productores de los departamentos de Cochabamba, Chuquisaca, Potosí y La Paz, éstos son prácticamente marginales con relación a los que se presentan en Santa Cruz. Asimismo, la productividad de los productores de trigo de Santa Cruz triplica a la obtenida por los productores trigueros de la zona andina.
Estas cifras reflejan las limitaciones propias de la pequeña propiedad campesina que no puede expandir su superficie cultivada considerablemente, sino es a costa de una mayor especialización productiva, o a través del arriendo y/o la compra intracomunal o extracomunal de otras tierras, viéndose imposibilitada también de incorporar tecnología moderna, lo que le impide incrementar sustancialmente sus niveles de productividad.
Por ello, y como señalaba un notable agrarista[4], se precisa ser un partidario muy terco de la pequeña propiedad para ver una ventaja en una forma de propiedad que no permite incorporar los avances de la ciencia y que condena a la gran mayoría de sus propietarios a la miseria.
El MAS y la pequeña propiedad campesina
El campesinado y los partidos que dicen representarlo –como el MAS– no pueden orientarse contra las bases del régimen capitalista, es decir contra la propiedad privada de los medios de producción. La gran mayoría del campesinado en el país ya no se asienta sobre la propiedad social de la tierra; al contrario, el tipo de propiedad y de usufructo de la misma son en las comunidades predominantemente privados. Por ello, el interés de los campesinos y de sus partidos políticos no se centra en la defensa y proyección de la propiedad social de la tierra, sino en la materialización de la propiedad privada de la misma, en cualquiera de sus dimensiones: pequeña, mediana o grande.
Por esta razón, el gobierno del MAS nos plantea un “socialismo comunitario” sui generis, pues el mismo se basa en la titulación colectiva del “territorio comunal”, pero con el predominio de la propiedad o usufructo privado de la tierra para la producción, y no la propiedad colectiva o social de la tierra para la producción colectiva que permitiría justamente alcanzar –mediante la supresión del minifundio– la gran producción social o colectiva agrícola y ganadera campesina.
Por ello, esta propuesta de ley –como muchas otras del gobierno del MAS– terminará favoreciendo a los de siempre: a los empresarios agropecuarios y a los campesinos ricos, aliados fundamentales del MAS. Son ellos los que seguramente se beneficiarán, a partir de la aplicación de esta norma, con recursos adicionales, pues este pequeño grupo está en condiciones de obtener créditos respaldados por garantías prendarias de maquinarias, equipos, insumos, producción actual o futura, semovientes y otros activos y garantías personales contempladas en el proyecto de ley, así como adquirir “tecnología mecanizada”, semillas mejoradas, abonos y fertilizantes y pagar parte de las primas para el seguro agrario “Pachamama”. Contrariamente, para la gran masa de campesinos pobres, ninguna novedad en el frente.
Notas:
1. Ministerio de Autonomías/Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras (junio de 2011) Bolivia revolucionará la producción agrícola, en Proyecto de Ley de de la Revolución Productiva Comunitaria Agropecuaria (separata de prensa)
2. Ministerio de Autonomías/Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras (junio de 2011) Op. Cit.
3. Al respecto véase Ormachea Enrique (2010) Soberanía alimentaria en Bolivia, entre el discurso y la realidad en Boletín Control Ciudadano No 15 (La Paz: CEDLA).
4. Kautsky Karl (1983) La cuestión agraria. (México: Siglo XXI Editores)
* Investigador del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA).

20 de junio de 2011

Escuela de Formación Política: Introducción al Marxismo El Estado, instrumento de dominación de clase


Escuela de Formación Política: Introducción al Marxismo
El Estado, instrumento de dominación de clase

Lugar: Facultad de Derecho y Ciencias Políticas -UMSA (Calle Loayza), Aula: Marcelo Quiroga Santa Cruz (Aula Libre), planta baja.
Fecha: 28 de Junio del 2011
Hrs: 19:00 a 21:00
Ingreso Libre

Se entregan certificados con valor curricular

Auspiciado: Centro Facultativo de Estudiantes de Derecho y Ciencias Políticas
Organizado: Agrupación Marxista Revolucionaria

Ultimos Comentarios

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Best WordPress Themes