17 de julio de 2013

Sobre las Lucubraciones del Posmodernista García Linera

Sobre las Lucubraciones del Posmodernista García Linera
“En el país de ciegos el tuerto es rey”, reza el milenario proverbio; así también, en el nuestro, un reyezuelo pretende hacernos comer sapos, poniendo “patas arriba” a Marx, despojando a los conceptos su contenido objetivo y su referencia a las leyes de los fenómenos a los que se refieren estos conceptos y, en socarrón entredicho la inteligencia de Moros y Cristianos. El susodicho, en las cinco patas de sus cuatro entrevistas al periódico “Los Tiempos”, discurre en ilusas y especulativas proyecciones políticas de sus anticientíficos postulados “epistemológicos”, l@s cuales procuraremos develarl@s. Primera pata: La “guerra del agua”: Para nuestro amauta la explicación del hecho histórico conocido como la “guerra del agua” sería: “…la sublevación de abril del 2000 marcó una ruptura con todo el consenso pasivo que el neoliberalismo había construido en 15 años. Los pilares de la dominación estatal comenzaron a resquebrajarse. Es el momento del develamiento de las contradicciones de larga duración acumuladas durante siglos y de las contradicciones de corta duración”. Como se puede constatar para nuestro “braman”, las contradicciones (que para el credo que él profesa no deberían ser antagónicas; pero que las profana cuando así le conviene) en la sociedad se dan en el ámbito de lo subjetivo, en el de las ideas, en lo discursivo, por lo que el proceso de acumulación de fuerzas revolucionarias estaría destinado a la ruptura de un supuesto “consenso pasivo que el neoliberalismo habría construido”, en la superestructura de la sociedad; poniendo en evidencia el carácter idealista de su concepción ideológica. A diferencia de ese metafísico pensamiento, desde la óptica marxista, para la que son las condiciones materiales de la sociedad, las que, en última instancia, definen la dinámica y desarrollo social, el proceso histórico de la “guerra del agua” puede ser explicado de la siguiente manera: El inevitable fracaso del neoliberalismo en la fase superior y última del capitalismo, en un país atrasado y dependiente como el nuestro, trajo como consecuencia la depauperación de las condiciones de vida de los trabajadores; tensionando cada vez mas, más agudamente las contradicciones entre las clases sociales de los distintos y desigualmente desarrollados modos de producción persistentes, bajo la égida del capitalista; constituyó una coyuntura histórica inusual en la que se combinaron corrientes totalmente distintas, intereses de clase extremadamente diferentes y tendencias políticas y sociales absolutamente opuestas que, de manera favorable impulsaron el asenso revolucionario de las masas, que tuvo como su primer hito la “guerra del agua” y terminó con echar al basurero de la historia el gobierno de Gonzalo Sánchez de Losada, en la “guerra del gas”. Quién dirá la verdad ¿No? Segunda pata: “Enfrentamiento de dos proyectos de estado”: G. L. señala: “Los de abajo querían gobernarse, como nunca antes lo habían hecho, y esa sola determinación paralizó el orden estatal de dominación: dos bloques de poder con dos proyectos de poder, con dos capacidades de presencia territorial y con liderazgos antagónicos se disputaban el orden estatal paralizando hasta cierto punto la reproducción de la dominación...Esta segunda fase duró del 2003 al 2008”. Es habitual en los Posmodernos imaginar que sus disquisiciones son realidades, sin presentar pruebas o argumentos científicos que las respalden. Tanto es así que el que nos ocupa se imagina que “Los de de abajo querían gobernarse, como nunca lo habían hecho antes,…dos bloques de poder, dos proyectos de poder,…etc.”: 1° sin determinar quienes son “los de abajo” y 2° sin respaldar aquello de que “querían gobernarse, como nunca antes lo habían hecho, etc. En la frágil memoria del pueblo boliviano está todavía gravado que el descontento social emergente del deterioro de las condiciones de vida, aparejado a los desaciertos de la burguesía gobernante, como aquella de pretender privatizar los pozos artesianos e incrementar los cánones por el consumo de agua potable en Cochabamba o de querer exportar gas a USA, por puertos chilenos, fueron las medidas que rebasaron el vaso de la paciencia y tolerancia de la inmensa mayoría de la población, pero sobre todo la de los trabajadores y hasta de las clases medias que, junto a fabriles y mineros en oleadas y conjuntamente la valerosa población civil de El Alto de La Paz irrumpieron para revertirlas. Ya en el epílogo y solo después de otro desacierto gubernamental: el de salir a reprimir indiscriminadamente, hasta por la fuerza de las armas, que enlutaron al pueblo, particularmente al de El Alto, cuando se puso en entredicho el poder del Estado. Solo la descocada cabeza de nuestro “alquimista” puede imaginar sacar de su sombrero aquello de “dos proyectos de poder,…en disputa”. ¿Es o no es verdad? ¿Qué opina usted, señor lector? Tercera patita: “Llegada de Evo Morales al gobierno” G. L. señala: “Esta fase se presentó solapada a la segunda y aconteció con la sublevación política democrática de las elecciones que llevaron a la presidencia a Evo Morales. Esta insurrección del orden simbólico de la sociedad que trajo la pérdida del gobierno, más no aún del poder por parte de las clases dominantes, constituyó la tercera fase del proceso que se inició el 22 de enero del 2006. Fue un desplazamiento del antagonismo de los dos proyectos de sociedad al interior del mismo Estado, y de las clases sociales en el Estado”. En insulso afán de parecer revolucionario este Posmoderno, despoja de su contenido conceptual a las palabras sublevación e insurrección, pretendiendo inducirnos a pensar que ganar elecciones dentro del régimen burgués es revolucionario, representa él salto cualitativo. Sobre que estuvieron en disputa “dos proyectos antagónicos de sociedad y de las clases en el Estado”, podemos manifestar que, a la luz de los resultados objetivos de la gestión gubernamental de Morales, es posible afirmar, que se trata de otra aseveración falsa: se trata de otro régimen con la misma esencia del que reemplazó: burgués, pro-capitalista; y que en la planilla del gobierno, las asambleas o instituciones estatales se hayan incorporado algún o muchos Quispe o Mamani, no cambia la naturaleza del sistema. Sería bueno revisar el diccionario y mirar las alforjas de las transnacionales, los banqueros, los burgueses y las nuestras ¿No les parece? Cuarta patita: Punto de bifurcación, El momento jacobino de la revolución G. L. manifiesta: “Los bloques antagónicos, los proyectos irreconciliables de sociedad que cubren territorialmente la sociedad y el Estado, deben dirimir su existencia de manera abierta a través de la medición de fuerzas, la confrontación. Eso fue lo que sucedió entre agosto y octubre del 2008. Tras el fracasado intento de revocar al presidente Evo, la oposición de la “media luna”, que tenía presencia territorial no sólo en Santa Cruz, Beni, Pando, Tarija, también en La Paz, Cochabamba y Sucre, optó por el golpe de Estado”. Señor Linera: los Jacobinos constituían el ala más revolucionaria del históricamente capitalismo ascendente y su correspondiente talla moral; el MAS, del que usted es uno de sus “ideólogos”, es esencialmente reaccionario por que pretende, solapada y arteramente, perpetuar el sistema de producción capitalista, cuando éste está en su fase terminal, la imperialista. Al menos respetemos la historia, ¡chico! La aseveración de que entre agosto y septiembre de 2008 se abría dirimido dos proyectos de sociedad, tiene el solo propósito de hacernos creer que la contradicción principal del sistema capitalista habría sido resuelta, se entiende a favor de un supuesto “camino al socialismo” que nadie lo ve y que solo los ilusos, convenencieros, mal informados o ignaros creen. No mame jefe. Quinta patita: Tensiones creativas, Contradicciones internas dentro del bloque Esta “joyita” es realmente suculenta, por lo que la trataremos, por cuerda separada, en un próximo artículo.

LA UNIVERSIDAD PÚBLICA DEL ALTO EN SU LABERINTO

Por Pedro Rojas Parece ya una costumbre, pero desde que se ha fundado la UPEA los Rectores han abandonado su puesto de manera abrupta y muchos de ellos escandalosamente. El último Rector a.i. Ing. Rubén Cerrón que fue elegido en una Asamblea General Docente Estudiantil tras la salida por escándalos de corrupción de su antecesor Lic. Dámaso Quispe, contra quien debía comenzar los procesos correspondientes sin que al parecer haya hecho nada al respecto hasta la fecha. Las actuales autoridades están nuevamente envueltas por hechos dolosos referidos a la Compra de Laptops para la Federación Universitaria Local y Centros de estudiantes, con pagos extralegales. Cerrón, según estatutos, debía ejercer la función sólo por tres meses pero ya está 9 meses y se mantiene en el cargo en gran parte porque el abortado III Congreso inaugurado el 26 de noviembre del pasado año votó una resolución para dar continuidad a las autoridades mientras dure el evento. Dicho III Congreso sólo tuvo una sesión, en la que se aprobaron 7 resoluciones, una de las cuáles favorecía a los congresistas de base (docentes y estudiantes) con la continuidad mientras dure el evento, sin embargo el presídium estudiantil no firmó dicha resolución pretextando un problema con la comisión de poderes y pretendiendo un delegado estudiantil más al III Congreso, con el criterio de que Los Directores Carrera representan al Estamento Docente, cuando en realidad fueron elegidos por ambos estamentos y muchos de ellos están más con el estamento estudiantil que con el docente. Haciendo caso omiso de la resolución los estudiantes evaluaron a docentes congresistas reprobándolos para que ya no vuelvan a ser docentes en la gestión 2013 pretendiendo deshacerse de quienes “podían hacen tambalear los privilegios del estamento estudiantil”. El Presídium Docente planteó que no se puede reinstalar el III Congreso mientras no se firmaran todas las resoluciones del Congreso y se restituyan a los docentes congresistas echados, bajo la contemplación de rectorado y demás autoridades. EI I Congreso Extraordinario de Docentes, que de manera sui generis se viene reuniendo periódicamente desde noviembre del 2012 sin clausurarse, dio por finalizado el III Congreso de la UPEA donde pretendían adecuar los estatutos de la UPEA a las normas que rigen el sistema universitario y por ende ya no reconocen a las autoridades de la UPEA puesto que por ende se dio por finalizado su mandato. El último Congreso de Universidades aprobó el ingreso de la UPEA al Sistema Universitario recomendando dicha adecuación de estatutos que ahora es exigido por el Comité Ejecutivo de la Universidad Boliviana CEUB que ha convocado al nuevo Congreso en Tarija el 19, 20 y 21 de junio que tuvo que declarar cuarto intermedio de 60 días debido entre otras cosas a que la comisión de poderes no acreditó a Rubén Cerrón y Salvador Quispe Rector y Vicerrector de la UPEA por la resolución emanada del I Congreso de docentes de la UPEA pero a quienes los estudiantes de la UPEA todavía avalan y consiguieron además el apoyo estudiantil de las demás universidades, sobre todo pegado al planteamiento de VOTO UNIVERSAL, en vez del voto ponderado que rige en el sistema y no en la UPEA. El Poder Estudiantil imperante en la UPEA, logrado con el voto universal (donde el voto de un docente se cuenta como el de un estudiante y no como en las otras universidades del sistema donde los votos docentes equivalen al 50% y de los estudiantes al restante 50%) al no contar con una dirección revolucionaria y por el contrario tener direcciones comprometidas con prebendas de rectores corruptos, en muchas carreras incluso comprometidos con manoseo y ventas de cargos haciendo camarillas con uso y abuso de dicho poder, no sólo estropean la dignidad de docentes sino empañan el PODER ESTUDIANTIL tan deseado históricamente por otras universidades para poder establecer VERDADERAS REVOLUCIONES UNIVERSITARIAS Y PONER LA EDUCACIÓN SUPERIOR AL SERVICIO DEL MOVIMIENTO OBRERO Y POPULAR. El III Congreso de la UPEA ha muerto sin cumplir sus objetivos. Tal es la crisis de la UPEA que el día jueves 6 de junio, se eligió en una “asamblea” en la mañana un Rector y un Vicerrector (Mendoza de Ciencias de la Educación y Portocarrero de Ciencias políticas que se mostraron como oportunistas porque esa “asamblea” fue sin la participación de los representantes docentes que estaban debatiendo en dicho I Congreso Extraordinario de Docentes, evento que Portocarrero abandonó minutos antes de su inválida elección, tomaron el rectorado exigiendo la renuncia de Cerrón bajo la mirada de canales de televisión. Sin embargo este hecho no prosperó. Una reunión convocada por Cerrón a de Directores, Asociaciones de Docentes y Centros de Estudiantes el día jueves 13 de junio determinó reinstalar el Honorable Consejo Universitario el día lunes 17, pero el mismo sólo se pudo llevar a cabo al día siguiente debido a que estudiantes irrumpieron pateando puertas indicando que a muchos acreditados al HCU no se les dejaba entrar. El propósito de ese HCU era sobretodo aprobar al Comité Electoral para las nuevas autoridades (en un plazo no mayor a 30 días) y la delegación de la UPEA al XII Congreso en Tarija. Todo ello plantea que la única manera de superar la Crisis del Sistema Universitario en General y de la UPEA en particular es dotándolas de Direcciones Revolucionarias comprometidas con el movimiento obrero y popular y por la construcción y consolidación del Socialismo.

Ultimos Comentarios

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Best WordPress Themes