16 de junio de 2011

Ollanta, el "neoliberal"

Ollanta, el "neoliberal"

Por Diego Mendoza
PRENSA OBRERA
La "deschavización" del presidente electo de Perú, el ex militar Ollanta Humala, ya no sorprende a nadie, y menos a los pulpos mineros. Durante la semana posterior a su elección, Humala destacó la necesidad de mantener "la estabilidad macroeconómica" del país, y la voluntad de asociar al Estado con el capital privado para diversos emprendimientos. El ex militar rechazó enfáticamente cualquier nacionalización o estatización, y respondió que se incentivaría la inversión privada. Todo esto sirvió para que la Bolsa pudiera recomponerse de su estrepitosa caída de más del 12%, con alzas pronunciadas durante varios días posteriores. La caída había sido calificada por los analistas como "exagerada".

Los nuevos voceros del Ollanta "aggiornado" son el ex presidente -neoliberal- Alejandro Toledo y Mario Vargas Llosa, el escritor derechista más reconocido del mundo -los verdaderos gestores mediáticos de la victoria ‘nacionalista'. Se da por descontado que el equipo económico de Ollanta estará integrado por "técnicos" del ex mandatario Toledo, es decir que los "neoliberales" van a copar el gobierno. Kurt Burneo, el ex presidente del Banco Central con Toledo, sería el nuevo ministro de economía, mientras que Beatriz Merino, ex jefe de gabinete de Toledo, ocuparía el mismo cargo en el gobierno de Humala. Merino es, además, intima amiga del escritor peruano y Premio Nobel de Literatura, Vargas Llosa. Asimismo, quedaría ratificado Julio Valverde, el actual titular del Banco Central, como señal de continuidad con las políticas de Alan García.

El aumento de los impuestos a las mineras o de las regalías petroleras, la principal preocupación de los pulpos, ya no parece preocupar. "Aunque la victoria de Ollanta Humala no es lo que los inversionistas esperaban, el resultado podría no ser tan negativo como muchos temen", afirmó Jorge Benavides, presidente del pulpo Zincore Metals de Vancouver (Wall Street Journal, 8/6). El mandatario electo solo cuenta con el 36% de las bancas en el Congreso, por lo que estaría obligado a gobernar por "consenso"; Ollanta llegó a hablar de un "gobierno de unidad nacional", quizá con el cálculo de que el amontonamiento que siguió a Keiko Fujimori no podrá evitar la extinción.

Humala ya anticipó que su intención de "redistribuir la riqueza" se limita una serie de subsidios asistenciales que, en cualquier caso, no superarían el 1% del PBI. Esos planes ya tienen nombre: "Pensión 65" (una jubilación mínima, disociada del salario, como impulsa el Banco Mundial), o planes de familia para asistencia de niños y adolescentes, como el que ya existe en Brasil.

Minería y rebelión social

Perú es el segundo país en materia de reservas de cobre luego de Chile, y uno de los principales exportadores de metales del mundo, pero al igual que en el resto de la región el saqueo minero de los pulpos ha dejado una brutal degradación social, con una secuela de levantamientos populares; Alan García debió atravesar sus cuatro años con una interminable cantidad de crisis políticas. La rebelión obrera y ambiental impuso un freno relativo a la actividad y paralizó inversiones multimillonarias. Actualmente, se registran más de 230 conflictos sociales en Perú, de los cuales la mitad son protagonizados por los pueblos originarios que sufren el saqueo minero. Humala plantea el desarrollo de la "infraestructura" nacional en una asociación "pública-privada", con las constructoras brasileñas, que viabilizaría un inmenso corredor interoceánico que beneficiaría a las mineras. "Las inversiones en el interior del país son escasas, excepto en la industria minera (...) eso desconecta la economía moderna de la costa de lo que son los territorios andinos y la Amazonía, que son el 70% de la superficie del Perú", explicó Humala al diario El País. Este es el principal plan de "creación de empleo" del nacionalista.

El ascenso de Humala al gobierno está vinculado a la necesidad de arbitrar la lucha de clases en Perú -de características explosivas- con algunas concesiones sociales. Para lograrlo, Humala quiere colocar a Perú bajo la órbita de Brasil, o sea, de sus empresas constructoras, y repartir el negocio de las mineras y petroleras con nuevos actores. Perú se suma al pelotón de los países con una dirección nacionalista burguesa o pequeño-burguesa en un cuadro de agotamiento de estos regímenes políticos, y con la certeza de que la bancarrota capitalista se volverá a manifestar la región con la caída de precios de exportación y reflujo de capitales.

A propósito del anteproyecto de Ley de Promoción Cultural en Bolivia: "TODA CLASE DE LICENCIA PARA EL ARTE"

A propósito del anteproyecto de Ley de Promoción Cultural en Bolivia:

"TODA CLASE DE LICENCIA PARA EL ARTE"

Artículo escrito por MILA MATIAS
El Ministerio de Culturas de Bolivia ha presentado un anteproyecto de Ley de Promoción Cultural, que es el copy-paste de la ley de mecenazgo de la ciudad de Buenos Aires. No le exigimos al Estado boliviano ni a nadie que invente la pólvora, pero si se trata de beneficiar al desarrollo cultural, como dice que pretende la propuesta, no deberían copiar una ley tan nefasta. Pero no se debemos ser tan crédulos con lo que nos pintan, quizás el objetivo es otro.

Las leyes de mecenazgo que han aplicado los estados en el aspecto cultural y artístico no tienen que ver con el concepto antiguo del mecenas, como el individuo que solventa y fomenta el arte “desinteresadamente”. Las leyes de mecenazgo aplicadas por los estados apelan a los intereses económicos de los privados: rebaja de impuestos (1). Es decir que los mecenazgos aplicados en las legislaciones actuales no son nada desinteresados.

Mecenazgo = privatización

Las leyes de mecenazgo pretenden la incorporación más activa de los entes privados en el desarrollo de la actividad artística y cultural: los beneficios fiscales otorgados conllevarían un mayor interés de los privados para intervenir en la cultura, pero ¿Un menor compromiso por parte del Estado?

Las leyes de mecenazgo se aplican en países donde los estados invierten cada vez menos en la cultura. Si en la mejor época neoliberal el Estado boliviano se desentendió de la salud, las telecomunicaciones, los servicios básicos, privatizando todo. Esta vez se diseña una política cultural asentada en la intervención de la empresa privada, no así en la intervención estatal como columna vertebral que garantice el acceso y desarrollo cultural. La privatización también es aplicable en este caso ¿Por qué no se propuso una ley en la que el Estado, a través de todas sus instancias nacionales y locales, se hiciera cargo de garantizar el desarrollo cultural y artístico?

Para muestra basta un botón: en 2011 se han rebajado los presupuestos para cultura en general. Por ejemplo, el departamento de Santa Cruz disminuyó su presupuesto en un 16% con respecto a 2010. Similar situación ocurrió en la ciudad de El Alto. Y con los mismos argumentos, el 28 de enero se despidió casi 100 trabajadores del Ministerio de Culturas (2).

Mientras la cultura enfrenta este panorama, el Gobierno decide otorgar más de la cuarta parte del presupuesto nacional (26%) al área de Defensa, que en 2011 recibe 286 millones de dólares, un 123% de incremento desde 2001. Y eso no es todo: los gastos burocráticos también se han incrementado el 50% entre 2010 (459 millones) y 2011 (818 millones de dólares). (3)

Todas las revoluciones tienen sus particularidades y su singularidad. Al parecer, la singularidad de la Revolución Cultural planteada por el Gobierno reside en que el Estado se desentienda de la cultura, otorgando protagonismo a la empresa privada. Es decir, ninguna novedad exceptuando el pomposo nombre.

El ARTE una MERCANCIA

El arte es un bien social, un derecho, porque es una expresión humana profunda: desde las emociones, desde los pensamientos, desde las contradicciones de la vida que atraviesa la existencia de cada mujer y hombre. Siendo así, nadie puede imponer formas y contenidos en el arte, ni tampoco su fin puede ser el mercado.

Sin embargo, el capitalismo ha hecho del arte una mercancía. Las leyes aplicables para el mercado también rigen para el arte. Y la aspiración de muchos artistas no es ya interpretar la realidad, expresar ideas y sentimientos a través del arte, si no producir bienes artísticos vendibles en el mercado. Entonces ¿no existe a este punto un condicionamiento del mercado sobre el artista y su obra? Evidentemente, colocar el arte en la categoría de mercancía ha significado el sometimiento del artista y del arte a los vaivenes del mercado.

“Toda clase de licencia para el arte”, concluían León Trotsky y el poeta André Breton en el Manifiesto por un Arte Revolucionario e Independiente. No sólo en referencia a la regimentación que la burocracia stalinista había puesto al arte, sino también al mercado, que es quien impone modas, quien dice lo que es arte y lo que no es arte. El mercado, entonces, está condicionando la libertad creativa: el artista tiene que producir para el mercado. Esto es otra forma de explotación capitalista.

Un arte revolucionario, un arte independiente, no tiene lugar en el mercado. Está condicionado a ser marginal. El mercado desarrollará sólo aquel arte que dé grandes ganancias, aquel que no altere la vida social, política y económica de la sociedad actual. Por ejemplo: las petroleras y mineras económicamente poderosas, a quienes vendría bien una ley de mecenazgo para rebajar sus impuestos (que además sabemos que incluso evaden), ¿harán de “mecenas” de las expresiones artísticas que reflejen el deseo de las masas bolivianas de expropiar a las transnacionales? Es iluso creer esto. Sin embargo, una expresión artística de esta naturaleza puede existir en el marco de la libertad. Lo cierto es que el mercado no da esa libertad. Los mecenas financiarán a El Gran Poder, super conciertos con bandas conocidas, promocionarán en cines multisalas (mejor si es con tecnología 3D), y obviamente muchos concursos de misses y eventos de moda… ¡la ley del mercado señores!

Ante la desatención y el abandono del Estado hacia el arte, es evidente que a muchos artistas les brillan los ojos y ven en la ley de mecenazgo una gran oportunidad para -por fin- poder “vivir del arte”. Pero esta visión es totalmente pragmática, no tiene en cuenta al arte como ese derecho universal, como ese bien del que debe disfrutar toda la humanidad, no sólo los ricachones que lo pueden pagar. El arte debe producirse en absoluta libertad y no a medida de los que quieran condicionarlo con financiamiento.

La cultura, como derecho, no es posible si no se articula con otros derechos económicos y sociales. Peor aún si el Estado se lava las manos y no destina recursos para fomentar estas actividades culturales ¿Dónde están los teatros, los cines que no sean negocio, las películas con apoyo estatal, las escuelas de artes, financiadas y fomentadas por la Revolución Cultural?

El arte es revolucionario

En este panorama, los artistas no pueden ser más que subversivos, y el arte no puede ser otra cosa que revolucionario. Revolucionario, no como el “realismo socialista”, que no tenía una pisca de genio, ni de grandeza y –peor aún- de libertad.

El arte ha de ser libre y revolucionario, ha de aspirar a “una reconstrucción completa y radical de la sociedad, aunque sólo fuese para liberar a la creación intelectual de las cadenas que la obstaculizan, y permitir a toda la humanidad elevarse a alturas que solamente genios aislados alcanzaron en el pasado”, volvían a la carga Trosky y Breton en el Manifiesto redactado por ambos. Adscribimos a esa idea y a la necesidad de liberar al arte para darlo a la humanidad entera.


(1) En el caso del anteproyecto de Ley de Promoción Cultural presentado en Bolivia, el 100% del monto de los financiamientos efectuados por los “mecenas” (auspiciadores y benefactores, serán considerados como un pago a cuenta de los impuestos correspondientes al ejercicio de su efectivización. Art. 19 y 20 del anteproyecto.
(2) Bolivia Decide, 6 de febrero de 2011.
(3) infodefensa.com - enero 2011.

14 de junio de 2011

argentina: El Frente de Izquierda debutó en Neuquén conquistando un legislador

El Frente de Izquierda debutó en Neuquén conquistando un legislador
Declaraciones de Jorge Altamira, candidato a presidente por el Frente de Izquierda, en relación a los resultados de las elecciones neuquinas.

“El Frente de Izquierda ha realizado una importantísima elección en la provincia de Neuquén. En su debut, el Frente ha consagrado un diputado provincial, el cual será de carácter rotativo entre Alejandro López, Raúl Godoy, Angélica Lagunas y Gabriela Suppicich; dirigentes de los gremios ceramista, docente y estatal respectivamente ”.

“Con respecto a la elección similar del 2007, donde el Partido Obrero, por separado, cosechó el 1,10 % y el PTS el 0,82 %, constituye un enorme salto y también en relación al 2009, donde el PO sacó el 2,63 % y el frente Pts-Is-Mas 1,95 %, expresando la consolidación de una tendencia de izquierda que crece en la provincia”.

“El avance del Frente de Izquierda pone de manifiesto el desarrollo de una política de autonomía e independencia política en las organizaciones sindicales, sociales, populares y de DDHH. Expresa el rechazo a su cooptación y degeneración por parte del gobierno y de partidos ajenos a los intereses sociales de los trabajadores, como son todas las colectoras K de Sapag y Farizano”. “La elección neuquina marca un notorio avance de la izquierda”, culminó Altamira.

Para comunicarse

Jorge Altamira 15 4 423 7873

Contacto prensa: Mariela 15 3 165 1297 // Maura 15 4 055 5424

Comunicados de Prensa del Partido Obrer

13 de junio de 2011

CARTA ABIERTA AL PRESIDENTE EVO MORALES

Sr.
Evo Morales

Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia

De nuestra consideración.-

Como es de su conocimiento, la seguridad y soberanía alimentaría se basa fundamentalmente en la propiedad social de las semillas, base de la producción de alimentos, recurso vital para cualquier país del mundo.

Ese concepto esta muy claro para las empresas transnacionales de semillas que son también dueñas de los agroquímicos. Es decir, se trata de todo un paquete tecnológico destinado a fortalecer el poder de dichas empresas sobre la vida. Las mismas tienen muy claro ese objetivo y en torno a ello, especulan con los alimentos, generando crisis que son agudizadas por la ineficiente gestión de las políticas agroalimentarias.

Bolivia es uno de los ocho países mas ricos en biodiversidad y recursos genéticos del planeta y como ejemplo tenemos que nuestro país es centro de origen de muchos recursos genéticos como es el caso de la papa, el maíz, cereales, frutas, quinua y otros miles de cultivos andinos y amazónicos, fuente de vida de nuestros pueblos. Recursos que son la base de un verdadero proceso de desarrollo, ya que ninguna persona podría vivir sin alimento, agua y oxígeno. Por esta razón, el sistema capitalista se apropia de los mismos, para controlar las economías de los países atrasados como el nuestro.

La introducción de la soya transgénica a Bolivia, respondió a intereses particulares y no nacionales. Una prueba de ello, es que dicho material genético fue introducido de contrabando por un productor brasileño, el mismo que no fue sancionado y más bien premiado en la gestión del ex – Presidente Carlos Mesa, con un Decreto interministerial que autoriza temporalmente esta introducción ilegal. Sin embargo y cuando los bolivianos esperábamos lo contrario en el marco del proceso de cambio, en su gestión de gobierno la siembra de soya transgénica se ha incrementado del 40 al 85% , en el marco del comercio “legal” de 48 variedades de soya transgénica, que han tenido como consecuencia el incremento de mas del 300% en el uso de herbicidas, fungicidas é insecticidas, generando un alto impacto social y ambiental en nuestro país y debilitando la investigación é innovación tecnológica que durante años llevaron a cabo los centros de investigación y producción de semillas nacionales.

A mas de cinco años de haber autorizado ilegalmente esta introducción que pone en serio peligro la seguridad y soberanía alimentaria, además de la competitividad de la soya boliviana en el mercado internacional, la realidad en el campo nos muestra un panorama diferente al que nos pintaron las empresas de agronegocios de semillas transgénicas, las mismas que ha generado mas problemas que soluciones a los productores del sector y que son los siguientes:
La soya transgénica es mas susceptible a la roya
La soya transgénica ha tenido menores rendimientos que la no trasngénica
La soya transgénica se ha convertido en una maleza resistente a los herbicidas y ahora el productor debe gastar más en herbicidas.
La soya transgénica esta contaminando los silos y la maquinaria agrícola de los productores que están vendiendo soya no transgénica a EMAPA, y con graves consecuencias para las empresas procesadoras de alimentos para el consumo humano.
Ahora con el proyecto de Ley que autoriza el uso de transgénicos y que pretende aprobar la Asamblea Plurinacional, le toca el turno al maíz, arroz, trigo, caña, cultivos fundamentales en la dieta diaria de los bolivianos y base de la seguridad y soberanía alimentaria. ¿Queremos repetir la experiencia de la soya en otros cultivos?

En la Argentina, se ha recomendado el uso de semillas convencionales de maíz porque no existe diferencia en el rendimiento con el maíz transgénico. Ese stock de semillas transgénicas que no venderán las empresas transnacionales, seguramente serán destinadas a la comercialización en Bolivia, generando contaminación en cientos de variedades de maíz nativo, patrimonio del estado boliviano y por lo tanto de las comunidades que durante siglos las han conservado, multiplicado y sembrado para la alimentación de millones de bolivianos. ¿De esta manera defenderemos los derechos de la Madre Tierra?

En referencia al proyecto de Ley de Revolución Productiva Comunitaria y Agropecuaria que deja abierta la puerta a la legalización de los cultivos transgénicos existentes y su ampliación a otros organismos genéticamente modificados, exigimos claridad en este tema y que se establezca en el contenido de la ley la prohibición del ingreso, producción, importación, comercialización y consumo de todos los transgénicos así como los paquetes tecnológicos vinculados a ellos, de los que forman parte los agrotóxicos, debido a que:
· Muestra incoherencia con el artículo 255 inciso 8 de la Constitución, la Ley 3525 y fundamentalmente con los Derechos de la Madre Tierra y el Buen Vivir que su gobierno pregona.

· Las semillas transgénicas acaban con la seguridad y soberanía alimentaria y no con el hambre ya que desplazan a los cultivos destinados a la alimentación humana.

· Las grandes transnacionales del agronegocio y los empresarios latifundistas son los únicos que se enriquecen con los paquetes tecnológicos asociados a los transgénicos, en desmedro de los pequeños productores.

· Está comprobado que los transgénicos y el modelo al que se asocia constituyen un atentado a los derechos humanos y de los Pueblos, es un una nueva forma de colonización.

· Las y los campesinos, pueblos y comunidades productoras seguirán perdiendo la propiedad de las semillas, pagando patentes a las empresas transnacionales cuando adquieran las mismas o cuando sus campos se contaminen por los transgénicos.

· La introducción de semilla transgénica atenta contra la fauna y flora microbiana de los suelos y los agroquímicos asociados contaminan el agua y la tierra, por tanto destruyen la Madre Tierra.

· Estudios científicos han demostrado los riesgos para la salud humana que comportan los transgénicos y establecen la aplicación del principio precautorio y por ello varios países entre otros Italia, Grecia, Suiza, Alemania y recientemente Perú han declarado moratorias de varios años a los transgénicos.

· Los transgénicos forman parte de un modelo agroexportador que implica monocultivos a gran escala, por tanto la ampliación permanente de la frontera agrícola, destruyendo bosques que no son aptos para la agricultura y que son fuente de biodiversidad y hábitat de los pueblos originarios.
La seguridad y soberanía alimentaria que tanto le preocupa a Usted y a nosotros se consiguen desmantelando el modelo primario agroexportador e implementando políticas soberanas que fortalezcan de manera eficiente, adecuada y ecológicamente sostenible la producción de los alimentos para los/as bolivianos/as.

Tenemos la seguridad de que esta exigencia será positivamente atendida de acuerdo a su política de mandar obedeciendo al pueblo.

Para adherirte a esta carta, puedes poner tu nombre, organización y país. Adhierete y enviala a sumate@cedib.org.


Valentin Sanchez Colque, COAMAC, Bolivia
Guido Capcha, Bolivia
Gaby Amoya R. Bolivia
Sergio Pasarín, CUECA, Bolivia
Heber Arauco, CENDA, BoliviaÇ
John Zambrana, FOCOMADE, Bolivia
Mauricio Bagatin, Eco Feria, Bolivia
Gustavo Crespo, Pusi Suyu, Bolivia
Movimiento de trabajadores Sin Tierra - MST
Francisco Molla, AOPEB, Bolivia
Soledad Gutierrez
Sonia Dávila
Mónica Vargas, ODG, España
Pablo Villegas, CEDIB, Bolivia
Marco Gandarillas, CEDIB, Bolivia
Georgina Jimenez, CEDIB, Bolivia
Vladimir Diaz, CEDIB, Bolivia
Jorge Campanini, CEDIB, Bolivia
Rosemary Amils Samalot, CEDIB, Bolivia

Ultimos Comentarios

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Best WordPress Themes