9 de marzo de 2012

Declaración de Principios

Declaración de Principios

En primer lugar señalar que la organización tiene como base de orientación y acción el marxismo revolucionario sustentado en los siguientes principios.
1) La AMR al considerarse marxista y revolucionario se atiene a las lecciones históricas de la lucha de clases, en consecuencia, lucha de manera decidida contra el reformismo, revisionismo y dogmatismo, que lo único que ha hecho es alargar la agonía del capitalismo y por lo tanto alargar el sufrimiento y la explotación de las grandes mayorías oprimidas de nuestro país y todo el mundo.
En tal sentido, a la luz de las derrotas y victorias de la clase obrera, la AMR asume la necesidad histórica de realizar la revolución socialista y la Dictadura del Proletariado (fase de transición).
2) La organización al enarbolar las banderas del marxismo revolucionario, considera que el sujeto de cambio es la clase obrera como clase dirigente de todos los otros sectores y clases sociales oprimidas por el sistema capitalista. En este contexto consideramos como aliado natural al campesinado pobre y oprimido. Hacemos la anterior delimitación porque el campesinado no es homogeneo ya que dentro del mismo también existen diferencias sociales y por tanto económicas (hay ricos y pobres los que son la amplia mayoría).
3.- La AMR se alinea con la definición del caracter imperialista del actual periódo como última fase de la sociedad capitalista. Estamos en una étapa de profunda crisis estructural cuyas manifestaciones entre las principales son: a) las recurrentes y diferentes crisis financieras, b) la sostenida política guerrerista de los gobiernos imperialistas y c) la profunda degradación social de las clases trabajadoras.
4.- La AMR orienta su accionar, frente al proceso de derrumbamiento del capitalismo, hacia el objetivo de que la clase obrera deba reaccionar con la acción política organizada (partido político) en el marco de cumplir el rol histórico de liberarse asimismo y al resto de la sociedad del yugo capitalista.
5.- La AMR considera que la contradicción entre la producción social y la apropiación individual de la plusvalia dentro del sistema capitalista, solo será superada enarbolando la perspectiva revolucionaria de la clase obrera.
6.- Por el caracter internacional del capitalismo y de la clase obrera que lucha por la revolución y el socialismo, nos constituimos en una organización internacionalista y solidaria con la lucha de todos los pueblos oprimidos del mundo.
7.- La AMR asume la siguiente caracterización de la actual situación política: frente a la ausencia de una dirección política de la clase obrera, han surgido direcciones de carácter centro izquierdista que se alimenta de concepciones revisionistas, reformistas y populistas. Estas corrientes se encuentran en varios gobiernos de Latinoamerica y se han convertido en regímenes para reacomodar, maquillar y profundizar el capitalismo.

NOTA: En el contexto nacional nuestro posicionamiento político es: ante el contradictorio accionar del MAS la organización asume una clara posición de critica al actual gobierno. Esta critica debe ser muy bien elaborada y sin subjetividades, ya que si no fuese así las masas, que aun están ilusionadas con el actual gobierno, nos confundirían con los sectores reaccionarios de la burguesía y oligarquía (Caracterización realizada el 2007).

Estudiar, Progandizar, Organizar (G. Liebknecht)

DECLARACIÓN POLITICA

DECLARACIÓN POLITICA
AGRUPACION MARXISTA REVOLUCIONARIA




Introducción: En primer lugar señalar que esta declaración política, se sustenta en los principios de la organización, que guían nuestro accionar revolucionario, es decir que nuestro praxis se sustenta en las acciones y orientaciones que nos enseña el marxismo revolucionario tanto desde el punto de vista teórico y práctico.
De ahí que:
1) La organización orienta su acción política hacia el objetivo estratégico, la Dictadura Proletaria (como periodo de transición) y lograr la revolución social que será dirigida por la clase obrera y su expresión política, la cual, realizará las tareas revolucionarias y democráticas para la transformación del conjunto de la sociedad, superando el régimen burgués, la explotación-opresión capitalista y alcanzar el socialismo. En ese sentido nuestra organización reivindica la alianza de obreros y campesinos pobres, junto a los sectores de la clase media empobrecidos para alcanzar el objetivo estratégico.
2) El debate que realizamos con diferentes organizaciones de izquierda, no lo consideramos académicamente, sino como praxis dialéctica y esencial de nuestra organización para el esclarecimiento, la crítica, y una correcta línea política que podamos llevar en el seno de la sociedad y de la clase obrera en especial. Esta línea de acción a diferencia de otros grupos-sectas que se encierran en sus “verdades sagradas”, lo consideramos vital e importante para crecer en tres sentidos: formativo, político y organizativo.
3) El MAS al igual que los gobiernos neoliberales y su oposición política de “derecha” (UN, MSM, etc.), son Partidos (Movimientos) que están al servició de las clases dominantes y explotadoras. Es solo a nivel político que se da las diferencias entre este bloque conservador. Uno u otro representa a distintas fracciones de la clase dominante en busca de administrar los intereses comunes de las clases explotadoras. El MAS, desde el 2005 hasta la fecha ha consolidado la propiedad y control del capital privado –nacional y extranjero- sobre los medios fundamentales de la producción (Minería, Hidrocarburos, Agroindustria, Manufacturas, etc.), ha propiciado la profundización de la economía productora de materias primas. Por otro lado en el contexto nacional consideramos que actualmente debemos realizar una política permanente de desenmascarar la impostura política del MAS que a nivel ideológico se ha cubierto de un ropaje seudo izquierdista manchando, falseando las verdaderas banderas del socialismo, generando una desorientación en el seno de las masas por las evidentes contradicciones que muestra entre el discurso y los hechos políticos que día a día realiza. Por lo tanto comprendiendo que la política del MAS es un escollo en el camino hacia el verdadero cambio revolucionario, la organización considera necesario (como una necesidad histórica e ideológica): a) Realizar un franco combate a la ideología indigenista, comunitarista, populista y enarbolando toda la rica tradición de los grandes revolucionarios que lucharon y difundieron las ideas revolucionarias anti-capitalistas. b) En consecuencia, guiarnos, por el método del socialismo científico ( materialismo histórico y dialéctico) por ser la expresión metodológica mas adecuada y avanzada del pensamiento transformador en este siglo XXI.
4) Sobre las bases de las lecciones de la historia y el infame papel contrarrevolucionario que realizó/za el estalinismo en Bolivia y el mundo, también vemos como una necesidad política permanente de hacer conocer y denunciar aquel papel, que lo viene reproduciendo con el actual gobierno, del cual son parte. El estalinismo y la brutal burocracia partidaria –estatal que instauró, y que propicio la restauración capitalista en la ex URSS-China y la derrota de la clase obrera en el mundo tal como lo demostró y advirtió Trotsky en su Libro “La Revolución Traicionada”.
5) Asimismo en el marco de la lucha política e ideológica, la situación política actual a nivel nacional hace imperiosa también la necesidad de rescatar el marxismo del falseamiento, tergiversación que esta sufriendo por parte del pensamiento Linerista y sus otras variantes como ser los etnicistas, culturalistas, comunitaristas, ONGismo y pachamamistas que han folclorizado la política y han convertido la lucha de clases en lucha de razas o culturas aproximándose mas bien al ideario racial fascista; negando y dejando a un lado el análisis objetivo de la relación social-económica, convirtiéndose de esta manera en portavoces ideológicos del posmodernismo oscurantista.
Con la aprobación de la Nueva Constitución del Estado Plurinacional, el gobierno del MAS ha enterrado y dejado a un lado las reivindicaciones del movimiento campesino-indigena, que buscaban una Revolución Agraria y que impulsaban una lucha tenaz contra la gran propiedad agroindustrial y la gran propiedad agraria. La clase obrera, debe ligar estas reivindicaciones democráticas, con la lucha por el socialismo.
6) La histórica rebelión del 2003 y el proceso social y político que se desarrolla hasta el momento nos esta mostrando que el MAS esta en un acelerado proceso de desgaste porque toda su demagogia discursiva esta chocando día a día con la lacerante realidad social donde diferentes sectores exigen soluciones a sus problemas y protestan desilusionados por su incapacidad e inoperancia evidente. Este hito histórico que puso en tela de juicio el propio régimen y sistema burgués “neoliberal” tuvo un sello marcadamente clasista y mostró la importancia de la clase obrera (mineros) cuando se movilizó y generó en definitiva: a) La caída de Sanchez de Lozada y b) Un salto cualitativo en la situación política de ese entonces. En ese sentido para nosotros la agenda de octubre, sigue vigente y abierta porque los principales punto de la misma no se han cumplido hasta hoy.
7) Consecuentes con nuestra visión del rol histórico de la clase obrera, defendemos y apoyamos la acción directa como la huelga y el paro etc. por parte de los diferentes sectores de trabajadores que luchan por sus derechos y demandas y que se traduce definitivamente, en un cuestionamiento no solo del gobierno sino del régimen capitalista. Luchamos por toda reivindicación económica-democrática, que movilizan a las y los trabajadores, para dar una perspectiva política de poder, desarrollando la conciencia de clase, las organizaciones naturales de los trabajadores y los órganos de poder obrero.
8) Consideramos un deber revolucionario el de luchar contra cualquier tipo de control estatal de las organizaciones sindicales, tal como viene sucediendo con el actual gobierno. ¡Independencia clasista obrera SI, estatización de los sindicatos NO!
9) Haciendo un análisis histórico de la lucha de clases, consideramos a) que una verdadera lucha antiimperialista solo podrá ser llevada revolucionariamente por la clase obrera por el lugar fundamental que ocupa en el proceso de producción capitalista. b) Consecuentes con la comprensión del carácter internacional del capitalismo y su tendencia al derrumbe producto de sus contradicciones, nuestra organización desarrolla una política sostenida de solidaridad apoyo a la lucha que desarrollan los pueblos oprimidos del mundo contra el capitalismo y el imperialismo. c) No podemos desconocer que este combate no solo tiene carácter nacional sino internacional, por lo tanto nuestra lucha y el de la clase obrera debe lograr ese horizonte, por eso recordamos y hacemos nuestra la consigna de Marx: ¡Proletarios del mundo uníos!!. En consecuencia la AMR impulsa la necesidad de la formación del partido de la revolución mundial como expresión organizada y consciente de la clase obrera. La IV Internacional.
10) La perspectiva revolucionaria que se vislumbra a partir del derrumbe del MAS, hace imperiosa para la organización seguir desarrollando y fortaleciendo una política de aglutinamiento, discusión y convencimiento con diferentes sectores grupos y compañeros para que se incorporen a nuestra agrupación de una manera consciente y decidida haciéndoles comprender además la urgente necesidad política de organizarse. Asimismo hacemos un llamamiento a las organizaciones marxistas revolucionarias a discutir y estructurar una corriente a nivel nacional para la construcción del partido revolucionario de la clase obrera
11) Con el propósito de tener una correcta línea de acción al interior de nuestra organización desarrollamos una sostenida política de formación y debate ideológico respetando la libertad de pensamiento y discrepancia ya que en nuestra comprensión, la unidad en la acción solo se puede dar a través del convencimiento y la convicción que se genera al interior de nuestra organización y en cada uno de nosotros. Asumimos la anterior postura comprendiendo las lecciones históricas de la degeneración del partido bolchevique por parte del estalinismo que intimidó, sometió, expulsó, calumnió y finalmente extermino físicamente a la disidencia tanto en el partido como en la sociedad.
Denunciamos, que estos métodos también fueron utilizados por G. Lora-POR, quien calumnió vilmente y sin darle oportunidad a defenderse, al compañero (+) Juan Pablo Bacherer, forzando su expulsión con el chantaje de renunciar al partido si la Conferencia ponía en debate, y duda, la acusación del “viejo” pidiendo además rabiosamente la inmediata expulsión de la reunión, del mencionado compañero. Ante el emplazamiento firme que le hizo el mencionado compañero a debatir y demostrar su vil acusación, cuando hizo uso de la palabra por única y última vez, el “viejo” se negó y huyó del debate respondiendo, “que no debatía con delatores” (Testimonio del Marat asistente, en ese entonces, como dirigente y representante de la célula de Humanidades-UMSA, en la Conferencia del POR realizado en 1994 en la Casa Social del Maestro, donde se expulsó a JPB). A la luz del tiempo se puede inferir con cierta certeza, que la causa verdadera de esta calumnia fue el hecho de que JPB , presento para la discusión de la Conferencia un documento denominado “La situación revolucionaria bloqueada apunta a la insurrección espontánea” donde se hacia una severa critica por la forma secante y equivocada como el “viejo” estaba conduciendo al partido; para darnos cuenta de la dimensión de la critica, basta citar una línea de ese documento: “La deformación en la concepción organizativa del cda. G.L. ha conducido a modelar una organización y unos militantes castrados (…) que serán incapaces de cumplir con sus tareas históricas fundamentales, que serán sobrepasados por la historia”. Este hecho de burocratismo estalinista dentro del POR fue la manifestación más evidente del proceso degenerativo que ha llevado a que ese partido se haya convirtido en una secta nacionalista y en definitiva en un obstáculo y lastre para el proceso revolucionario boliviano.
12) Considerando: a) El soporte ideológico, liberal burgués del MAS, b) su practica a lo largo del tiempo que esta en el gobierno; nos permite concluir que: el MAS tiene una política francamente anti obrera por la sostenida línea de acción de penalizar el derecho a la huelga, negar los derechos y las conquistas de los trabajadores y finalmente cooptar dividir o en su caso reprimir a los sectores sociales que no están de acuerdo con su política neoliberal-indigenista.

La Paz, Tumba de tiranos, 19 febrero 2012



“La disciplina organizativa y militante, surgirá del convencimiento y la convicción de nuestra lucha; las que forjaremos al interior de la organización y en cada uno de nosotros… día a día”.
Marat

6 de marzo de 2012

“Errores convenientes” en YPFB Corporación

“Errores convenientes” en YPFB Corporación
Gustavo Rodríguez Cáceres
Cochabamba, 05 de marzo de 2012
El 22 de enero pasado el presidente Evo Morales, lamentando que la situación de la industria petrolera boliviana no era “como (él) desearía” y aclarando que no tenía “porqué falsear la verdad”, informaba que entre los años 2000 – 2005 las transnacionales petroleras habían perforado 213 pozos y entre los años 2006 – 2011, ya con la nacionalización en marcha y YPFB refundada, se habían perforado “apenas” 94 pozos. Lamentablemente, la información presentada por el presidente, a pesar de su reparo, es completamente errada.
Los informes técnicos de YPFB anualmente registran la denominación de los pozos, el contrato al cual corresponden, la empresa operadora, la profundidad programada y alcanzada, el departamento en el que están ubicados y, lo más relevante para el asunto que abordamos aquí, el número de pozos en perforación y el número de pozos terminados. Lo que cuenta como indicador de la exploración y explotación petrolera son los pozos terminados y no los pozos en perforación; simplemente porque los primeros permiten comparar el desempeño, de una empresa o de la industria en un país, por gestión o periodo; en cambio los pozos en perforación no sirven para evaluar dicho desempeño, porque las operaciones programadas para tal fin, pueden abarcar más de dos o tres gestiones, pueden ser detenidas y/o suspendidas o, incluso, quedar abandonadas y dejar el pozo sin conclusión.
Sin embargo de esta forma, internacionalmente aceptada, de contabilizar los pozos efectivamente perforados y concluidos, los personeros de YPFB consignaron, en sus publicaciones no técnicas y en la información transferida al presidente, la suma de pozos terminados y pozos en perforación en cada gestión, consiguiendo así un resultado más alto pero erróneo respecto de la exploración y explotación hidrocarburífera en Bolivia. El extremo de este error está en que los pozos, cuyas operaciones iniciaban al final de un año y concluían al principio del otro, o aquellos cuya programación implicaba más de una gestión, fueron contabilizados más de una vez. Por ejemplo, la perforación del pozo Itaú X-2 inicio el 23 de marzo de 2000 y concluyó el 6 de junio de 2002, por ello en los informes de 2000 y 2001 figuró como pozo en perforación y en los informes de 2002 como pozo terminado, evidentemente, aunque haya diferentes registros se trata de un mismo y único pozo, sin embargo, de acuerdo con el peculiar método de los personeros de YPFB, el Itaú X-2 equivaldría a tres pozos diferentes.
Si contabilizamos sólo los pozos terminados, la cruda realidad es que en los seis años anteriores al actual periodo gubernamental se perforaron sólo 70 pozos exploratorios y 88 pozos de desarrollo, haciendo un total de 158 y no 213; y en los seis años que lleva el actual gobierno se perforaron apenas 16 pozos exploratorios y 49 pozos de desarrollo, haciendo un total de 65 pozos y no 94.
¿Por qué los personeros de YPFB Corporación divulgan datos erróneos? Me resisto a creer que se deba a su ineptitud, en cambio, pienso que el apremio por mostrar resultados positivos, de una nacionalización que no es tal, los compele a cometer (digámoslo eufemísticamente) “errores convenientes” para su imagen.
El asunto planteado aquí no es trivial, y no me refiero a la validez y utilidad general de los datos estadísticos, sino al hecho de que su adecuada administración y difusión, con seguridad, haría surgir interrogantes incomodas para los actuales ejecutivos de YPFB. Por ejemplo: ¿Por qué la rimbombantemente intitulada YPFB Corporación no logra superar el desempeño habido durante la época de la capitalización? O peor, ¿por qué no logra alcanzar los estándares de la antigua YPFB, que entre 1990 – 1995, periodo de años similar al que compara el presidente, había logrado perforar 48 pozos de exploración y 120 pozos de explotación, en total 168 pozos?

¿Cuál el papel de los conocimientos de las naciones indígenas en el sistema educativo?

Crítica al fundamento epistemológico de la nueva Ley educativa “Siñani-Pérez”
¿Cuál el papel de los conocimientos de las naciones indígenas en el sistema educativo?

Vladimir Mendoza M. *
Las prácticas sociales de las naciones indígenas se manifiestan en la producción de tecnología y técnicas relacionadas a la producción que bien pueden considerarse aportes a la ciencia. Todas las naciones y culturas han tenido y tienen todavía conocimientos que les permiten existir y reproducirse. Las funciones sociales que despliegan –producción de bienes materiales, producción de símbolos y representaciones culturales, etc.– son posibles gracias al conocimiento que han desarrollado.


En el programa del POR se consigna dos respuestas fundamentales respecto al movimiento indígena – campesino. La primera está asentada en la peculiar problemática económico – estructural de los explotados del agro y se refiere a la cuestión de la tierra. Las consignas de ocupación de la tierra, destrucción de latifundio, colectivización de las grandes propiedades y cooperativización de los minifundios condensan en lo esencial esta primera respuesta.

La segunda tiene que ver con la dimensión nacional y étnica del movimiento indígena y se plantea como la posibilidad de que los pueblos indígenas soliciten su autodeterminación plena o su federación al futuro Estado obrero que surgirá de la revolución encabezada por la clase obrera y será protagonizada por toda la nación oprimida.

Sobre esta plataforma programática, debemos construir una respuesta concreta respecto a cuál es nuestra posición sobre la relación entre el sistema educativo que propugnamos y los conocimientos ancestrales de las naciones indígenas.

¿De qué concepción del conocimiento debemos partir?

Una correcta valoración de los conocimientos ancestrales de las naciones indígenas debe partir de la concepción misma que tenemos sobre el conocimiento. Se trata, en gran parte, de un debate epistemológico.

Desde el punto de vista dialéctico, el conocimiento es un proceso continuo provocado por la relación entre el ser humano, como sujeto histórico y social, y la realidad objetiva que se encuentra en permanente cambio y modificación. La interrelación aquí dada entre el sujeto y el objeto es prácticamente inseparable, aunque por razones teóricas debamos abstraer cada uno de los elementos.

Para satisfacer sus múltiples necesidades naturales y sociales, el sujeto debe transformar la realidad (objeto) con el fin de producir, a través del trabajo social, todos los bienes que precisa. En este proceso de transformación de la realidad, el sujeto no sólo que la modifica con su acción práctica, como diría Marx “humanizando” la naturaleza, sino que es también modificado por ella. Se da entonces un proceso de interrelación dialéctica de acción y reacción entre el sujeto histórico – social y el objeto dinámico y cambiante. Al tiempo que el hombre social transforma la naturaleza aprovechando los productos de su trabajo, es transformado por ella.

Pero las prácticas histórico – sociales de los seres humanos no son suficientes para producir conocimientos exactos y verídicos, es decir científicos. Para llegar a esta altura, los conocimientos del sujeto tienen que pasar por una elaboración teórica, un proceso de creación de conceptos, que en una primera instancia se presenta como un proceso de abstracción. La profundidad con la que se construye abstracciones determina la posibilidad del surgimiento de conceptos concretos, es decir, de conceptos que son la suma e interconexión de distintas abstracciones, una suma que provoca conceptos más precisos sobre la realidad objetiva.

Una buena medida de la exactitud y profundidad de nuestros conocimientos es la capacidad de los conceptos de reflejar lo más fielmente posible la realidad objetiva a partir de la concreción. Está demás decir que este proceso cognitivo incluye varios niveles acordes a la profundidad de los conocimientos elaborados por el ser humano. Esto quiere decir que la práctica social de una cultura no significa necesariamente la posibilidad de que ésta realice o posea ciencia. La técnica desarrollada por algunas culturas ancestrales de nuestro continente es un buen ejemplo.

Por otro lado, cuando hablamos del proceso de conocimiento humano, estamos englobando a toda la especie y no sólo a algunas culturas. Como dice Nelson Reascos (curso de epistemología, Pag. 1), todas las naciones y culturas han tenido y tienen todavía conocimientos que les permiten existir y reproducirse. Las funciones sociales que despliegan –producción de bienes materiales, producción de símbolos y representaciones culturales, etc. – son posibles gracias al conocimiento que han desarrollado.

Desde esta óptica, todos los conocimientos son útiles, válidos y necesarios, y algunas veces son también verdaderos, puesto que están relacionados a necesidades vitales ya sean naturales o sociales, todo esto en un contexto histórico determinado. De aquí extraemos una conclusión: no existe ninguna sociedad ignorante. Construir viviendas, producir vestimentas, adecuar el contexto geográfico a las necesidades humanas, modificar la naturaleza para aprovechar sus frutos, adaptarse al clima, etc., etc., supone conocer el funcionamiento de las leyes de la naturaleza y de la realidad en su conjunto. Para los marxistas, por tanto, el conocimiento está indisolublemente ligado a la vida cotidiana a través del trabajo.

¿Cuáles son las características generales del conocimiento social en la sociedad boliviana?

Bolivia posee una sociedad en la que coexisten diversas formas de producción, donde cada una de ellas se ha desarrollado de manera desigual, es decir que algunas poseen mayor capacidad productiva (desarrollo material) que otras; esto se constata al comparar las fuerzas productivas de una comunidad aymara con las de una comunidad ayorea, y también si observamos ambas en relación a la gran producción capitalista asentada en la explotación de hidrocarburos.

Esta particular estructura económica del país ofrece también una superestructura variada y combinada, donde los productos culturales se mezclan e hibridan, tal como lo hacen sus respectivas bases materiales. En muchas ciudades, por ejemplo, se puede constatar la práctica simbólica la k’oa mezclada con intereses relacionados a la visión capitalista del lucro, tal el caso de la práctica de esta tradición en centros comerciales de grandes ciudades como La Paz y Cochabamba.

Al mismo tiempo, las prácticas sociales de las naciones indígenas que han permanecido hasta ahora se manifiestan en la producción de técnicas y tecnología relacionadas a la producción que bien pueden considerarse avances aprovechables por la ciencia. Pero, sin duda, podemos hablar que la última palabra de la técnica, tecnología y de la ciencia ha llegado de la mano de la inversión de capital financiero extranjero sobre nuestros recursos naturales, donde las grandes transnacionales invierten en poderosas máquinas y ponen en práctica avanzados conocimientos científicos con el fin de posibilitarse jugosas ganancias a costa del saqueo de los recursos naturales del país.

¿Cuál es el enfoque de la nueva Ley educativa respecto a los conocimientos ancestrales?

El fundamento epistemológico de la nueva Ley educativa mantiene dos aspectos centrales respecto a los conocimientos ancestrales de los pueblos y naciones indígenas: En primer lugar, asume como concepción el relativismo gnoseológico.

Una de las consecuencias del auge del posmodernismo en las ciencias sociales y humanas fue que invirtió el etnocentrismo cultural propio de muchas teorías “occidentales” en su contrario; en un relativismo cultural y gnoseológico donde se termina cuestionando la validez no de elementos ideológicos de la ciencia, los cuales ciertamente existen, sino de la capacidad científica de develar la objetividad de las leyes de desarrollo natural y social. El relativismo posmoderno comete el grueso error de equiparar en un mismo nivel de validez y certeza todos los conocimientos de la humanidad, al margen de su influencia y relación con el desarrollo de las fuerzas productivas en cada cultura. Parte de la premisa de que todas las culturas son únicas e inconmensurables.

La conclusión es que sólo un dogmático positivismo puede comparar los productos de cada cultura. Hasta cierto punto, esta idea sirvió como un arma de las ciencias sociales progresistas para cuestionar las posiciones evolucionistas y lineales que sirvieron de soporte “científico” a teorías reaccionarias y racistas como el darwinismo social. Sin embargo convertidas en relativismo, sirven para justificar ideas irracionalistas nada útiles para la lucha del movimiento indígena y campesino.

La universalidad de la ciencia no está vinculada a la hegemonía ideológica del eurocentrismo (aunque a veces fue desfigurada en ese sentido), sino a la capacidad de descubrir leyes objetivas, es decir independientes de la conciencia de los individuos. Los descubrimientos y avances científicos particulares, desarrollados por las distintas culturas, no son desarrollados entre cuatro paredes de una civilización, sino en inter-relación histórica entre ellas, ni tampoco tienen porqué ser opuestos y contrarios a las leyes, regularidades y teorías que hasta determinado punto han desarrollado otras culturas.

Se debe entender la ciencia universal como el sistema de conocimientos más acertados y concretos sobre la realidad natural y social, pero nunca como algo cerrado y terminado. Para el relativismo posmoderno, tan presente en la Ley “Siñani-Pérez”, lo único que existe cuando hablamos de epistemología es una serie de particulares saberes y conocimientos pertenecientes a las distintas culturas, cada uno de los cuales en el mismo nivel de validez, y por tanto de verdad, que todos los demás. Desde este punto de vista, la universalidad no es más que una pretensión abusiva de la ciencia occidental que impuso a través de la colonización sus propios conocimientos al resto de las culturas.

Ya hemos dicho que, desde el punto de vista dialéctico, la ciencia nunca es pura e incontaminada de posiciones e intereses de clase. Sin embargo, en un debate epistemológico hay que poner cada cosa en su lugar. No se puede reducir el desarrollo de la ciencia a los intereses de las clases dominantes, ni la veracidad de las leyes científicas a simples maniobras ideológicas de la colonización. El carácter universal de la ciencia es una cuestión absolutamente concreta, contiene en sí toda la riqueza de los desarrollos y avances particulares de las sociedades y culturas, elevándolos a niveles de generalización que les permite tener, precisamente, la categoría de ciencia.

Contrariamente a lo que sostiene la nueva Ley educativa, no existe una matemática occidental, otra tihuanacota y otra maya. Existen peculiares desarrollos históricos de cada una de esas civilizaciones que han producido conocimientos concretos, y que, en la medida de su veracidad, constatada en la práctica social, son aportes a la ciencia, cada uno en distintos niveles de profundidad y exactitud.

En segundo lugar, la Ley “Siñani-Pérez” propone “rescatar” y “valorizar” los saberes y conocimientos ancestrales de las naciones indígenas incorporándolos al currículo con el fin de establecer un diálogo simétrico con la “ciencia universal”. Ya hemos sostenido la equivocación de separar lo particular de la universal, como dos realidades paralelas e independientes donde no hay una mutua influencia y relación entre ambos.

Por otro lado, también ya dijimos que las prácticas sociales de las culturas, aunque todas tienen distinto tipo de utilidad, no todas son necesariamente verdaderas. Aquellos conocimientos vinculados lo más directamente posible a la producción material de bienes útiles son los que generalmente se desarrollan con más rigurosidad y certeza. La sociedad necesita exigir mayor exactitud a aquellos conocimientos que permiten su reproducción social. Una sociedad que no produce no sobrevive. Cada sociedad, para producir, está obligada a modificar y superar sus formas de producción en función de nuevas y emergentes necesidades que surgen como producto de la dinámica del trabajo social.

El grotesco error del currículo educativo gubernamental es que introduce elementos de la cosmovisión, saberes y conocimientos ancestrales como si todos tuvieran su misma validez y pertinencia científica. Para los teóricos indigenistas, tanto ciertas prácticas simbólicas (ritos, mitos, tradiciones, etc.), como verdaderos aportes con validez científica como los pisos ecológicos, son igualmente oportunos para enseñarse por todas las disciplinas científicas. Cometen este error porque son consecuentes con su concepción romántica sobre los pueblos indígenas, puesto que no ven en ellos más que sociedades idílicas.

Para nosotros, en cambio, las sociedades indígenas, al igual que todas las culturas humanas hasta ahora, han sido también generadoras de visiones fantásticas y mágicas de la realidad, las cuales generalmente son un obstáculo del conocimiento científico. El capitalismo no deja de asombrar con los desarrollos de la tecnología, pero al mismo tiempo, es una sociedad incapaz de librarse de los prejuicios religiosos y místicos, debido a la utilidad social que éstos tienen para una civilización sostenida en la explotación y que actualmente está en franco proceso de degradación integral, lo que agudiza aun más la irracionalidad humana.

Es una reivindicación básica que el sistema educativo tienda a la formación científica de los educandos. Hay que impedir que conviertan a la escuela en una caja de resonancia de los prejuicios y visiones mágicas de la realidad. Esto no significa desconocer las prácticas simbólicas de los pueblos indígenas. Nuestro compromiso con la herencia cultural nos obliga a conocer éstos pero no para impartirlos como si se tratasen de contenidos religiosos, tal cual pretende la Ley educativa del MAS, sino como parte del estudio crítico que realicen maestros y estudiantes.

* Profesor y dirigente de la Federación de Maestros Urbanos de Cochabamba.

Ultimos Comentarios

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Best WordPress Themes