14 de abril de 2011

MANIFIESTO DEL PARTIDO SOCIALISTA UNIFICADO DE LOS TRABAJADORES DE BOLIVIA (PSUTB)


El Partido Socialista Unificado de los Trabajadores de Bolivia, manifiesta al pueblo de Bolivia que, dado el Gasolinazo de Navidad de 2010, los efectos al momento actual son devastadores contra el pueblo boliviano.
Los trabajadores del país no podemos quedarnos con los brazos cruzados y ver cómo el neoliberalismo pintado de colores y símbolos folcloristas, ha embaucado a los campesinos originarios para hacerles creer que ellos gobiernan el Estado, pero en lo concreto nos damos cuenta que sigue siendo el neoliberalismo y los neoliberales quienes gobiernan el país, en nombre de los indígenas y el pueblo boliviano.
Reiteramos que el Mas es un accidente histórico y la catástrofe presente que somete al país al mandato del mercado capitalista, esto lo ratifica la obediencia del masismo al 21060 que bajo el azote del libre mercado, el pueblo día a día se ve reducido e impotente para comprar un pedazo de pan, una libra de azúcar o transportarse kilómetros y kilómetros a pie por el alza de las tarifas del transporte.
Este accidente que es el MAS se nos presenta secuestrado por el oportunismo de los culturalistas-académicos, por los oportunistas típicos de los seudo-izquierdistas (PCB-PRP), por la burocracia neoliberal del gonismo; por algunos vivillos sindicaleros mafiosos, y por sus huestes fascistas autodenominadas movimientos sociales; todo esto en contra de los trabajadores, y del pueblo boliviano. Esto no debe ser un obstáculo en el momento actual para afrontar la lucha del presente en una fuerza conjunta de las organizaciones de los trabajadores.
Los trabajadores en su conjunto estamos conminados en el presente inmediato a comandar el proceso que los propios trabajadores habíamos no sólo encaminado en octubre de 2003, sino, desde nuestra revolución inconclusa de 1952 y la Asamblea Popular de 1971. Los trabajadores del país, tenemos la tarea de liberar a nuestros hermanos campesinos y originarios que están siendo sometidos a conservar su atraso, su ignorancia, a seguir viviendo como mendigos de navidad, bajo el discurso de la conservación de nuestras identidades culturales. Esto ha llegado al tope de la tragedia con el garrotazo de navidad. Los trabajadores unificados en un solo partido revolucionario debemos empoderarnos en asumir el control del Estado y de genuinamente transformar las tragedias económicas, sociales y naturales a las que nos va empujando el capitalismo en crisis.
Debemos reconocer autocríticamente todas las organizaciones que nos reclamamos de revolucionarios, que este proceso crítico y accidentado del MAS, es producto y reflejo de la inoperancia de los propios revolucionarios. Y reconocemos reiterativamente que si el capitalismo está aun de pie, y si el masismo está desgraciando al pueblo boliviano, es porque no hay el partido de la revolución social que lo supere en los hechos. Esta crisis del movimiento obrero a escala mundial es la tarea inmediata para estructurar, el partido unificado de los trabajadores a escala internacional., pues de lo contrario la derecha militar asumirá el poder como lo está haciendo en África, Asia y Medio Oriente.
Para la tarea que nos proyectamos de inmediato, la presente lucha debe ser comandada por la unificación de las fuerzas fabriles, del magisterio, de los trabajadores mineros de base, por las masas campesinas disidentes del MAS, y por todos los trabajadores movilizados. Todas estas fuerzas debemos unirnos en un frente revolucionario, que asuma la dirección de la COB y se convoque en el futuro inmediato a Congreso ordinario.
Este contexto nos debe hacer pensar a los trabajadores que desde la magnitud de los movilizados, hemos logrado romper con el discurso culturalista del MAS y sus académicos, y al mismo tiempo estamos proyectando la dualidad de poder entre el MAS y el Movimiento obrero organizado y movilizado. Esta pulseta dual, nos permite en un plazo corto, compactar nuestras fuerzas orgánicas para asumir el poder del Estado. El masismo es consciente de nuestras fuerzas, por tal razón nos plantea la guerra civil desde empujar a sus masas campesinas al enfrentamiento con los trabajadores. Los campesinos desde la enseñanza sindical y actividad orgánica que han aprendido desde el movimiento obrero, en su mayoría no se enfrentarán con sus hermanos naturales que somos los trabajadores. Y si el masismo desde su ignorancia decide enfrentar a los trabajadores con los campesinos, como lo han hecho en el pasado los militares, los días de Evo Morales están contados.
La unidad de los trabajadores, día que pasa se hace más nítida. Desde los sindicatos mineros del país, no se piense que hemos bajado los brazos. En ningún momento. Los trabajadores mineros somos por algo cabeza de los trabajadores, y estamos de pie hoy más que nunca junto a todos los sectores movilizados. Los trabajadores mineros hemos vuelto, y hemos vuelto con fuerza para poner orden a las canalladas masistas, y asumir no sólo la administración de los mega capitales mineros que generamos para las mega mineras, sino, que esta vez, estamos conscientes que debemos asumir el mandato del Estado en conjunción no sólo con todos los trabajadores, obreros y campesinos del país.
¡Muera el masismo oportunista y secuestrador de las organizaciones de los trabajadores!
¡Viva la clase obrera, campesinos y trabajadores del país unificados!
PARTIDO SOCIALISTA UNIFICADO DE LOS TRABAJADORES DE BOLIVIA (PSUTB)

Reacciones:

0 comentarios(2):

Publicar un comentario

Ultimos Comentarios

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Best WordPress Themes