23 de enero de 2009

los obreros fabriles frente al referendum constituyente

A la clase obrera fabril y a los trabajadores

La Confederación General de Trabajadores Fabriles de Bolivia (CGTFB) ante el histórico momento que vive nuestro país con motivo de la realización del Referéndum Constitucional del 25 de Enero de 2009, tiene a bien pronunciarse de la siguiente manera:

1.- La Constitución Política del Estado actual, fue modificada en 1994 y 2004, habiendo perdido la esencia social que la caracterizó desde 1938 cuando fue promulgada la Constitución Social por el Tcnl. Germán Busch Becerra. El cruel, siniestro y sanguinario D.S. 21060 dictado el 29 de Agosto de 1985 implementó el neoliberalismo, la economía de libre mercado, en Bolivia, con un saldo de 80.000 trabajadores despedidos, sólo en sus primeros tres años. Los empresarios privados nacionales y transnacionales, coadyuvados por la Embajada Norteamericana, pudieron durante 15 años sobre-explotar la fuerza de trabajo, destrozaron el aparato productivo, creando un país sumido en la informalidad y la miseria. Los partidos políticos tradicionales, la burguesía boliviana, se dedicaron a hacer grandes negocios desde el Estado, sin ninguna compasión por el futuro de nuestro país y de los trabajadores del campo y la ciudad.
2.- A partir de abril del 2000, las clases trabajadoras del campo y la ciudad se pusieron de pié y comenzó un periodo de características revolucionarias, la gran sublevación nacional contra el capitalismo y el imperialismo, que tuvo hito mas importante en Octubre de 2003, cuando el principal representante de la Embajada, Goni Sanchez fue expulsado de la presidencia de la república. Lamentablemente, los trabajadores bolivianos en aquel momento no pudieron tomar el poder, le falto su organización política, su partido obrero. Por encargo de la Embajada y los empresarios, el poder pasó a manos de Carlos Meza, quien a su vez también fue expulsado del poder por el pueblo en Junio de 2005, cuando este no efectivizó la recuperación de los recursos naturales, tarea aun inconclusa.
Las gloriosas luchas y jornadas del pueblo trabajador boliviano del campo y la ciudad finalmente se concretizaron en las elecciones nacionales del 18 de diciembre de 2005, cuando resultó ganador el Presidente Evo Morales, con 53,7% de los votos, iniciando un periodo nacionalista burgués.
3.- Desde que Evo Morales asume la Presidencia de la República, los trabajadores de Bolivia hemos gozado de un conjunto de reformas, una situación diferente a la que existió en el pasado neoliberal. De pronto, gran cantidad de derechos y garantías constitucionales, comienza a cumplirse. Asimismo se han dictado varias disposiciones legales como el DS 28699 que abroga el criminal art. 55 del DS 21060 que había establecido el libre despido. Disposiciones legales que tienden a defender y proteger al trabajador. Asimismo, se encuentra en la Cámara de Diputados el Proyecto de Ley de Código Procesal del Trabajo, que beneficia en mucho a los trabajadores. Pero tenemos que recordarle al trabajador fabril, todas nuestras conquistas las logramos con nuestra lucha.
4.- Como organización nos preocupa de sobre manera la situación del Seguro Social de Corto Plazo. El sistema de salud público en nuestro país es el que más cobertura tiene en relación a la población, consta de alrededor de quince cajas de salud, con financiamiento obligatorio de los trabajadores y sus empleadores. Como organización sindical estamos de acuerdo que la población que no es cubierta por la seguridad social, tenga acceso a la misma (art. 45), pero en los marcos de potenciar las Cajas de salud, y los consiguientes aportes individuales, colectivos y estatales.
5.- Pero en este momento, lo principal radica en el proyecto de Nueva Constitución Política del Estado. La burguesía fascista, con sus partidos, sus lideres, sus comunicadores, sus curas y pastores, sus embajadores, sus empresarios, sus paramilitares, sus cuerpos de choque, etc., que en su momento intentaron derrocar al gobierno nacionalista, ahora impulsa una campaña por el No, que tiene como objetivo rearticular sus fuerzas y prepara futuras batallas políticas.
Los trabajadores no nos dejaremos confundir con la maldita propaganda que se viene destilando por los medios de comunicación social, que exacerba las tendencias más reaccionarias de la sociedad boliviana. Los trabajadores fabriles de Bolivia, consideramos que los fascistas han sido derrotados, por la acción organizada de los trabajadores, dentro mismo de los departamentos autocalificados como “autonomistas” y que actualmente muestra cierto fortalecimiento, esto por las constantes retrocesos del gobierno, que es una prueba palpable de los límites históricos del nacionalismo burgués.
5.- Este 25 de enero, esta descontado que el pueblo mayoritaria mente votara por el SI. Una votación que tiene en la clase campesina su sustento más sólido, porque esta ilusionada que por medio de la Ley se incorporara a la ciudadanía y obtendrá derechos políticos, obtendrá reconocimiento como nacionalidades y pueblos indígena originarios campesinos como parte integrante de nuestro país.
6.- Para la clase obrera fabril la NCPE, constitucionaliza algunos derechos ya conquistados por nuestra lucha; establece la protección total a los trabajadores en sus artículos 46.: Prohíbe el despido en sus art. 46-II, 49-III y 54: Elimina la discriminación en el trabajo: Proclama el derecho al salario justo para el trabajador y su familia (art 46-I): Establece que el derecho laboral se interpretará bajo los principios de protección a los trabajadores, el principio de la primacía de la realidad, la inversión de la prueba, etc, (Art. 48-II): La irrenunciabilidad de derechos sociales y laborales y la nulidad en caso de que suceda (Art. 48-III): El privilegio y preferencia sobre cualquier otra acreencia de los derechos sociales y laborales, su inembargabilidad e imprescriptibilidad (Art. 48-IV): Reconoce todos los derechos laborales como nunca antes se hizo (Art. 49): Dispones la defensa y protección a los sindicatos, la libertad de sindicalización, el fuero sindical, la huelga, etc. (Art 51).: Establece la legalidad de la intervención a las empresas que se cierren sin motivo legal, indica que los trabajadores en defensa de sus fuentes de trabajo podrán reactivarlas y reorganizarlas, es decir autogestionar con apoyo estatal.
Por todo eso y más, los trabajadores industriales, enfrentados nuevamente contra los enemigos de la patria, en defensa de los recursos naturales, en defensa de las empresas y del aparato productivo, por la dignidad nacional y por nuestros derechos sociales y laborales, acompañaremos esta coyuntura, pero con firme convicción de que el referendo no va a modificar en nada la situación política boliviana, que no se resolverá con los votos sino en la calle, en la lucha de clases, donde la clase obrera fabril se constituirá en vanguardia de la lucha social.

POR LA UNIDAD DE LA PATRIA Y POR LOS DERECHOS DEL PUEBLO TRABAJADORE DEL CAMPO Y LA CIUDAD.

CONFEDERACIÓN GENERAL DE TRABAJADORES FABRILES DE BOLIVIA.

Reacciones:

0 comentarios(2):

Publicar un comentario

Ultimos Comentarios

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Best WordPress Themes